Skip Navigation LinksPortada > Sala de Prensa > Detalles Noticia

El presidente de la SCJ afirma trabajar para abonar y fortalecer la verdadera independencia judicial


Noticia publicada el miércoles, 28 de agosto de 2019
Imagen El presidente de la SCJ afirma trabajar para abonar y fortalecer la verdadera independencia judicial


El presidente de la Suprema Corte de Justicia, magistrado Luis Henry Molina Peña, aseguró este miércoles que están trabajando diariamente para construir un marco y un proceso de cambios que abone y fortalezca la verdadera independencia de los poderes públicos.

En ese sentido, el Magistrado Molina Peña calificó de inaceptable que una jueza vea vulnerada su privacidad y reciba acoso por sus posiciones en un caso, y dejó bien claro que no es posible que exista un juez que sea trasladado porque a su superior no le guste su decisión ante un caso.

Asimismo, manifestó que la independencia solo puede obedecer a la “sana crítica” y a la interpretación y aplicación de las reglas éticas, disciplinarias y jurídicas que limitan y protegen la función judicial.

Consideró que es necesario represar las fuerzas que tratan de derribar la integridad de los jueces y juezas y que ponen en peligro la legitimidad de quienes tienen que salvaguardar el Estado de Derecho, entereza moral que es un reclamo de toda la sociedad, pero sobre todo una necesidad de la convivencia social a la que no se puede dar la espalda.

Ese planteamiento lo realizó durante la juramentación de 260 nuevos profesionales del derecho (141 abogadas y 119 abogados) cuya audiencia fue dedicada a la destacada jurista Carmen Josefina Lora Iglesias (Piky Lora).

Aseguró que el trabajo de la Justicia requiere ante todo independencia interna, esa que  plantea que la administración de justicia responde solamente a la autoridad de las reglas que le gobiernan y cuya aplicación no puede conllevar intromisión en aspectos jurisdiccionales y que esa imposibilidad de recibir presiones verticales o externas, debe tener garantías reales.

 “El Poder Judicial, sus jueces, los auxiliares de la justicia y la sociedad deben saber que estamos trabajando para lograr la independencia. Con hechos, omisiones y decisiones podemos lograr que sus roles y rasgos cada día abonen a una labor judicial más independiente. Lo dicho es posible solamente abrazando las reglas que le dan forma y sentido, los valores que sustentan y preservan la función de jueces, juezas y auxiliares. Pues la función judicial es una concatenación de acciones y roles relacionados que son anticuerpos”, precisó Molina Peña.

Al pronunciar su discurso junto al Pleno de la Suprema Corte de Justicia, Molina Peña afirmó que la confianza es un recurso no renovable y la palabra empeñada vale poco sin el respaldo de la acción comprometida.




Explicó que la administración de justicia se trata de un sistema donde el reclamo de las partes llega a un tercer imparcial: los jueces y juezas. Si es Civil las partes son privadas y presentan el conflicto ante los jueces. Si es penal, el Ministerio Público es la parte que presenta y sustenta la acusación buscando romper la presunción de inocencia de la parte acusada. Lo hace a través de la prueba, la fundamentación procesal del expediente, que el tribunal deberá valorar.La Defensa tiene entonces que asistir a proteger esa presunción de inocencia. Todos los roles en el sistema judicial están obligados a sustentar sus actuaciones en las fuentes del Derecho y sus marcos de interpretación.

“Hay que reconocer que incluso las propias creencias podrían afectar y condicionar la decisión imparcial que se deben observar ante partes en igualdad de condiciones. Y eso requiere saber que existe ese riesgo y que no es menor”, aseguró

Destaca el ejemplo de Piky Lora

Durante la audiencia, el presidente de la SCJ, magistrado Luis Henry Molina Peña destacó la figura de la fenecida jurista Piky Lora como ejemplo de garantías democráticas.Carmen Josefina Lora (Piky Lora) fue una mujer de condiciones extraordinarias que enfrentó el poder en la peor de sus formas: la represión política. Una incansable luchadora por la justicia social y por la defensa de los oprimidos.

Manifestó que Lora Iglesias fue una valiente guerrera de los valores más necesarios y sagrados. Combatió la dictadura trujillista en la clandestinidad, luego públicamente. Enfrentó las fuerzas golpistas e invasoras y los duros 12 años de Balaguer.

Asimismo, acompañó varios procesos de relevancia en la etapa democrática, empujando ordenamientos jurídicos de gran valor para el país y sobre todo para el Poder Judicial, por el cual, en palabras de su propia hija, dio todo. Doña Piky protegió con su trabajo el patrimonio nacional y los derechos vulnerados de ciudadanas y ciudadanos.

Por la razón del Derecho y, cuando hizo falta, por la fuerza de las armas, en distintos momentos Carmen Josefina Lora Iglesias estuvo al frente de las más valiosas luchas por la dignidad humana en nuestra república, sin dejar de ser madre, mujer libre, autónoma y librepensadora.

El magistrado Molina Peña agradeció a los familiares de Piky Lora por su presencia en la audiencia e invitóa todos los presentes a conocer y preservar su ejemplo de lucha, así como sus aportes al Derecho y a la Justicia.