Unidad Académica de SCJ celebra seminario con motivo de la No Violencia contra la Mujer


Noticia publicada el viernes, 24 de noviembre de 2017
Imagen Unidad Académica de SCJ celebra seminario con motivo de la No Violencia contra la Mujer


La Unidad Académica de la Suprema Corte de Justicia (UASCJ) celebró el seminario de reflexión sobre la No Violencia contra la Mujer, a cargo de la magistrada Auxiliadora Díaz Velásquez, del Juzgado de Violencia sobre la Mujer, Número 2, de Las Palmas, España.

El tema giró en torno a la “Ley Española de Protección Integral” y “Normativa Comunitaria en materia de Violencia de Género”, en donde la magistrada Díaz Velásquez destacó la respuesta que el Estado español ha dado por medio de esta ley a la violencia contra la mujer.

Resaltó que hay un reconocimiento de la violencia como delito contra personas en condiciones desfavorables a quienes puedan afectar seriamente su vida física y emocional. 

La expositora manifestó que el Estado reconoce esa realidad como un asunto de derechos humanos, y por lo tanto es su obligación garantizarle a la mujer maltratada, y a sus niños, suficiente protección jurídica.

Indicó que se debe concienciar tanto a hombres como a mujeres con la finalidad de alcanzar una convivencia pacífica.

La doctora Díaz Velásquez expuso que la violencia de género no debe ser tratada como un asunto privado, sino más bien como un problema de carácter público que se manifiesta como símbolo brutal de la desigualdad existente en nuestras sociedades.

Puntualizó que los agresores consideran a las mujeres como seres carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión.

Sostuvo que en la realidad española, las agresiones contra las mujeres ya no es un delito invisible, sino que produce un rechazo colectivo y una evidente alarma social.

Expuso que aún hay quienes piensan que la palabra igualdad tiene como único fin “triturar a los hombres”, pero que realmente el tema de la violencia de género concierne a todos.

Entiende que las víctimas de violencia deben tener un acompañamiento de medidas de carácter penal y un decidido respaldo de las autoridades, amén de la creación de juzgados especializados para conocer de estos casos.

Señaló que a veces la propia víctima, pensando en los hijos y por dependencia económica incluso, se resiste a reconocer cuando están en peligro y prefieren mantenerse en un círculo de violencia que las esclaviza y cuando quieren salir del mismo, ya es tarde.

Aclaró que cuando la mujer cae en el llamado círculo de la violencia, cree que el hombre la maltrata por culpa de ella o porque lo provoca, se siente culpable, se querella y al poco tiempo va y retira la denuncia, “porque él promete que va a cambiar”.

“Las mujeres víctimas de violencia siempre viven minimizando el maltrato, y existe la falsa percepción de que cuando el hombre mata, es porque “el pobrecito se volvió loco”, sostuvo la invitada española.

Precisó que quienes más sufren esos maltratos son los niños, al provocarles tristeza, angustia y depresión, además de que en muchos de los casos quedan huérfanos o resultan asesinados juntos con sus madres, todo lo cual deja un cuadro dantesco y desolador.

Insistió que los menores sobrevivientes de violencia familiar, deben ser sacados de sus hogares e impedírseles todo contacto con el agresor para no revictimizarlos.

La magistrada Auxiliadora Díaz enfatizó también que a través de las redes sociales se cometen muchos delitos o abusos contra la mujer por medio de la divulgación o exposición de fotos o imágenes íntimas no consentidas.

Agregó que otra forma de maltratos es la simbólica, que se produce a través de la publicidad, la cual se da a conocer a través de los medios de comunicación.

Resaltó que, en España, a las mujeres que sufren violencia se les entrega un celular con servicio activo las 24 horas y conectado a la red de comunicación de la policía, para que cuando exista alguna amenaza pueda ella comunicarse inmediatamente con la policía, la cual procederá al arresto del agresor.

Indicó que a las mujeres maltratadas se les provee de ayuda económica, para que no busquen en lo económicas la excusa de regresar con sus parejas.

En la actividad, celebrada en el Salón Multiusos de la Suprema Corte de Justicia, estuvieron presentes la magistrada Esther E. Agelán Casasnovas, jueza de la segunda Sala Penal y coordinadora de la Comisión para la Igualdad de Género del Poder Judicial; el magistrado Moisés Ferrer, juez del alto tribunal, en representación de la UASCJ, que coordina el magistrado Manuel Ramón Herrera Carbuccia, primer sustituto de Presidente de la SCJ, y la licenciada Iluminada González, directora de Familia, Niñez, Adolescencia y Género (DIFNAG).

Se dieron cita, además, jueces de tribunales de familia, funcionarios judiciales, abogados ayudantes y otros invitados especiales.     

DIRECCIÓN DE PRENSA Y COMUNICACIONES DEL PODER JUDICIAL